Sylvie Bignon

Hija y nieta de profesores de yoga, recibo mi primera clase de yoga a los 11 años de la mano de mi abuelo Lucien FERRER, pionero en Europa en el mundo del Yoga. Sus conocimientos y su concepto tan adelantado del ser humano como ser energético impresionan sin duda mi visión del mundo desde una edad muy temprana.

Después de 13 años en el mundo de la empresa y la función internacional, en 1981 decido dar un giro a mi vida y empiezo a enseñar yoga, lo que haré durante 33 años. Fueron años de estudio, de práctica y de enseñanza, marcados por un indefectible entusiasmo.

Estudié  Hatha Yoga de forma continuada, en el seno de mi propia familia, así como en India, Europa y Estados Unidos, con profesores de gran renombre, y también  meditación, filosofía y psicología del yoga.

Durante estos años  impartí además cursos y seminarios, dirigidos tanto a empresas como particulares, sobre temas relacionados con el autoconocimiento, el crecimiento personal y la relajación. Despierta también mi interés el campo de la educación que considero clave para el futuro y aporto mi granito de arena impartiendo diferentes cursos de formación para profesores.

De 1986 a 1990 combiné las clases de yoga con mi labor de terapeuta del Proceso de la Cuadrinidad de Bob Hoffman, método californiano de autoconocimiento, después de completar mi formación con el propio Hoffmann.
Con Marc Fréchet y Noella Passone, estudio los “ciclos de vida”, resonancia periódica de los hechos no resueltos en la vida.

A partir de 2010 volví a la terapia pero esta vez sobre una base individual. En 2012, y después de seguir una formación en Hipnosis Eriksionana y EFT (Emotional Freedom Techniques) con Luis Bueno, puse fin a las clases de yoga para dedicarme a la terapia y a seminarios relacionados con las emociones y con el desarrollo humano.

Mi gran pasión es el “ser humano”. ¿Qué es? ¿Cómo funciona? ¿Cuál es el papel de la mente? ¿Qué hay más allá de lo que veo, interpreto, comprendo? ¿Es posible cambiar?… Durante muchos años estas preguntas han orientado mis lecturas, aprendizajes, prácticas y enseñanza. Es ahora mi deseo compartir lo que he descubierto para ofrecer a todo aquel que así lo desee un aprendizaje en autonomía y bienestar que he titulado “Travesía hacia ti mismo” y que es el fruto de mi trabajo y experiencia.

Consulta en Madrid y en Miraflores de la Sierra.

 

3 Commentarios to “Sylvie Bignon”

  • Buenas a todos, estoy acabando mi “travesia” con Sylvie y lo cierto es que ha sido un paso fascinante por mi vida. He tenido la oportunidad de conocer y ahora de comprender el tipo de personita que soy y porque soy así. Ha llegado la hora de marcar un rumbo con determinación. Os animo a que iniciéis este emocionante viaje. Gracias Syvie!!

  • La travesía ha abierto un camino nuevo en mi vida, me ha hecho entender muchas cosas no sólo de mi sino de la vida en general. Supone un cambio que no tiene vuelta atrás porque a partir de aquí ya es posible no ceder al engaño y el enredo de las rutinas mentales, Muchas gracias Sylvie! Ha sido una experiencia maravillosa y el resultado mejor de lo que hubiera podido esperar.

  • HOLA, YO HICE LA TRAVESÍA CON MI AMIGA SYLVIE, Y ES LO MEJOR QUE HE PODIDO HACER, AHORA ME CONOZCO MUCHO MAS, Y TAMBIÉN ME QUIERO MAS, LA TRAVESÍA ES INTENSA PERO MUY ALIVIADORA, Y ELLA TE ACOMPAÑA EN TODO MOMENTO SINTIENDOTE ACOGIDA

    GRACIAS SYLVIE POR TODO

Deja tu comentario

XHTML: puedes usar las etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Testimonios de clientes

  • ~ Mercedes Rodríguez

    Sin imagen"He recibido el curso de "Las emociones: Un lenguaje" y quiero compartir mi experiencia. Me dedico a la educación desde hace muchos, muchos años, he asistido a varios cursos interesantes sobre educación emocional, inteligencia emocional,… que creía, hasta ahora, novedosos, pero éste ha sido, además, revolucionario. No es un curso duro sino tranquilizador y amable. Animo a todo el mundo a que lo haga. Gracias, Sylvie, por ponérmelo en el camino.

  • Lea más testimonios »