Blog
4

Wang Wei peregrinó por su vida en busca de un ideal y para ello eligió el camino del dibujo y de la pintura. En blanco y negro. Todo su afán residía en traducir lo visible surgiendo de lo invisible, la forma emergiendo de la luz.

Por encima de todo, amaba la luz del invierno. Plasmar la luz de la luna llena en la montaña nevada. Había logrado entreabrir las puertas del Vacío para todos los pintores venideros. Pero quería abrirlas de par en par.

Así, anciano y enfermo, se sentó en la terraza y contempló la luna llena. Hacía mucho frío y tosía pero animado por su fuego interior empezó a pintar…  Su mano activa cubría una y otra seda. No parecía poder detenerse. Pero la luna se escondió y la mano se inmovilizó en alto. Parecía estar al acecho de los primeros rayos de luna para completar su obra. Entonces apareció. Redonda. Blanca.

“OOOOOH”, dijo Wang Wei. El pincel un momento en suspenso cayó.

Pasado un tiempo, llamó a su discípulo, Li-Tchao. “Pronto voy a morir, le dijo, y necesito que me hagas un penúltimo favor. Coge este dinero y esta lista de mis compradores. Ve a visitarlos a todos y cómprales mi obra. A cambio prometo regalarles un cuadro cien veces más hermoso que el anterior, un cuadro único que será un hito en la historia de China y que aniquilará todas las fronteras! Date prisa.

Y así se hizo. “Y ahora el último favor. Ve a buscar a mi amigo Pei-Ti”.

Al regresar Li-Tchao con Pei-Ti les acogió un extraño silencio. Wang Wei había muerto y descansaba sonriente.  A su lado, un montón de cenizas humeantes y una carta para cada uno de sus compradores. Y una más para su amigo y otra para su discípulo en las que había escrito: “Para ser leído  sin demora en la terraza”.

Ahí seguía la luna, ajena a este drama terrenal. Y ante este testigo atemporal leyeron el último poema de Wang Wei:

La mano quiere pintar la luna

Pero de repente la mano cae

Porque la luna se pinta a sí misma

Soy yo, Wang Wei, quien ha pintado todo eso!

Firmaba: Él que no tiene nombre.

Y unidos en el silencio contemplaron maravillados el último cuadro de Wang Wei.

Adaptación de un relato corto escrito por Ariane Buisset.
(Wang Wei vivió en el siglo VIII de nuestra era en China. Considerado el mejor pintor de la dinastía T’ang, no queda ni rastro de su obra original.)

4 Commentarios to “EL ÚLTIMO CUADRO DE WANG WEI (un relato)”

  • Hermoso cuento. Muchas veces me he quedado parada pintando un cuadro, un paisaje, pensando qué sentido tiene intentar plasmarlo en un lienzo cuando la realidad está delante y contemplarla es todo lo que necesitamos. Este relato me ha permitido ver que lo que puedo hacer con mis cuadros es entreabrir las puertas de esos otros mundos y esos sí, plasmarlos en un lienzo, para que otros puedan tener acceso a ellos.

  • Hola Carmen, gracias por tu visión de artista y gracias por abrirnos mundos con tus cuadros y tus esculturas.

  • Me hace acordar a mis palabras en mi página web como pintora:

    “Quiero compartir con todos los que visiten mi página , la alegría del arte y la creación, dar a quien así lo aprecie, la posibilidad de descubrir el mundo mágico del color y las formas, contenidas en un lienzo, compartiendo las mismas sensaciones de libertad de la que lo ha creado.
    Os sugiero que os metáis en ellas buscando las formas y el sentido y descubriréis, tal vez, mucho más de lo que yo he podido expresar.”

    Creo que alguien que contempla una obra puede agregar más de lo que el mismo pintor pudo pensar o expresar, la completa y la llena de sentido.

  • Me emociono el cuento.
    Es tan facil sentirse cerca de los poetas Tang…

Deja tu comentario

XHTML: puedes usar las etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Testimonios de clientes

  • ~ Mercedes Rodríguez

    Sin imagen"He recibido el curso de "Las emociones: Un lenguaje" y quiero compartir mi experiencia. Me dedico a la educación desde hace muchos, muchos años, he asistido a varios cursos interesantes sobre educación emocional, inteligencia emocional,… que creía, hasta ahora, novedosos, pero éste ha sido, además, revolucionario. No es un curso duro sino tranquilizador y amable. Animo a todo el mundo a que lo haga. Gracias, Sylvie, por ponérmelo en el camino.

  • Lea más testimonios »