Blog
0

UN ENFOQUE DEL YOGA PARA OCCIDENTE

Año 1948, Lucien FERRER inaugura en París la “Academia Occidental de Yoga”, primera escuela de yoga en Francia. Desde sus inicios, las enseñanzas tienen una clara vocación occidental, es decir que preside la voluntad de adecuar las ricas enseñanzas procedentes de Oriente al contexto de vida de los practicantes, caracterizado por un ritmo de vida más acelerado, un mayor materialismo y competitividad, un mayor dominio de las estructuras racionales y lógicas de la mente. Partiendo de esta genial intuición de adaptación del yoga al contexto donde opera, Lucien Ferrer desarrolla un método peculiar basado en la realidad de un cuerpo energético sutil, bisagra entre la mente y el cuerpo físico, poderoso factor de equilibrio e integración del ser humano. Este método ha sido adoptado y sigue vigente en muchas escuelas de yoga europeas.

Lucien Ferrer era mi abuelo. Siguiendo con su trabajo y a lo largo de 30 años de práctica continuada y 24 de enseñanza, he desarrollado a mi vez un método de yoga, Yoga del Futuro, especialmente apto para equilibrar fácil y naturalmente los excesos de nuestro estilo de vida occidental. Con tanta prisa, tanto esfuerzo y tanta información, el occidental ha ido paulatinamente perdiendo su centro. Excesivamente polarizado en su mente, ha ido perdiendo el contacto real con su cuerpo (lo piensa más que sentirlo), está agotando su sistema nervioso y sus anhelos profundos se han quedado en el camino. Pide Paz, pide Descanso, pide recobrar el Sentido de sí mismo. También pide Cariño y Respeto. ¿Cómo hacer compatibles las exigencias del medio en el que vivimos y esas necesidades fundamentales del ser humano?

Volver a centrarse: Yoga del Futuro le ofrece la oportunidad de volver a ser el centro de su mundo o, lo que es lo mismo, de volver a centrarse y, desde su centro, recobrar la serenidad y la fortaleza para emprender una apasionante tarea de conocimiento de sí mismo y así capacitarse para que su vida sea realmente su realización consciente.

PREMISAS

Hace más de cien años que la ciencia occidental nos reveló que estamos inmersos en un campo de energía e información. ¿Qué significa? Que la pared, el cuerpo al igual que los pensamientos son energía e información, que formamos parte de una red de energía e información, que no existe un sistema aislado, que nada de lo que pienso es indiferente para la red… Pero ¿quién lo vive? Seguimos sosteniendo una realidad mecanicista sin tener en cuenta las consecuencias de estas revelaciones científicas. Nuestro cerebro no se ha adaptado a esta nueva percepción.

Pues bien, podemos adaptarnos a esta nueva visión de la realidad. Curiosamente, el yoga es una herramienta del todo idónea para llevar a cabo esta adaptación. El yoga que afirma: “Todo es energía, la energía es conciencia y la conciencia es amor”.

Todo es energía, que vibra desde lo más denso hasta lo más sutil que es el Amor. Resulta evidente que un pensamiento alegre es más ligero y luminoso que un pensamiento triste, más denso, más gris. ¿Podemos elevar sistemáticamente nuestra vibración y así acercarnos a lo más luminoso en nosotros? Si. Y en el yoga encontramos cómo hacerlo. El yoga al servicio de la evolución del ser humano, evolución que, si bien la negamos viviéndonos como seres acabados, no ha llegado a su fin.

De ahí Yoga del Futuro.

TÉCNICAS FUNDAMENTALES

Las técnicas fundamentales son sencillas y agradables. Partiendo de la etimología del nombre de la propia disciplina referida al trabajo sobre el cuerpo, HATHA YOGA, podemos definir varias líneas de actuación:

HA significa sol

THA significa luna

YOGA significa unión

Sol y Luna representan los dos polos de una energía que al circular de uno a otro genera corriente, genera vida.

Por tanto, mediante el Hatha Yoga queremos integrar y equilibrar esta polaridad. ¿Qué quiere decir?

  • que alternarán postura y contrapostura, actividad (Ha) y pasividad (Tha)… para lograr un equilibrio energético que afecte a la totalidad del cuerpo
  • que trabajaremos sobre un cuerpo energético que alimenta tanto el físico como la mente
  • que existe una postura externa (Ha) y también una postura interna (Tha) que interactuarán equilibradamente…

TOMA DE CONCIENCIA DEL CUERPO FISICO

En su aspecto físico, las posturas se inspiran en el Hatha Yoga tradicional, pero se insiste en que se realicen con suavidad y moderación, equilibrando precisión, sensibilidad, estiramiento y esfuerzo justo, para favorecer la circulación de la energía. El alumno tiene que volver a sentir su cuerpo en función de su capacidad del momento. Para ello, se enfatiza la práctica de movimientos sencillos coordinados con la respiración que tienen una profunda resonancia sobre la mente. En efecto, si logramos armonizar cuerpo y respiración, la mente empieza automáticamente a vibrar con la misma armonía ya que logramos un sincronismo entre cuerpo, respiración y mente.

La voluntad sutil sustituye al voluntarismo. El alumno aprende a ser más eficaz esforzándose menos. Poco a poco logra relajar los músculos no implicados en la postura. Siente como desaparecen las tensiones, primero superficiales, luego más profundas. Gasta menos energía y, donde antes imperaba la tensión se instala muy naturalmente el bienestar en la postura. El voluntarismo cede el paso a una voluntad sutil donde la sensación de hacer cede el paso a la sensación de ser.

POSTURA EXTERNA/POSTURA INTERNA

Tan importante como la postura externa es la postura interna. Al inicio de la práctica, el alumno conecta con un estado de conciencia interno expandido y grato, centrado en el corazón, que se propondrá mantener a lo largo de toda la práctica (¿en cada momento de su vida?). La experiencia demuestra que es más sencillo decirlo que hacerlo ya que en cuanto la mente se absorbe en una dificultad se pierde esta conexión. Paciencia y práctica, junto con la valoración del fruto del ejercicio, llevarán sin duda al éxito.

CUERPO ENERGÉTICO

El Yoga del Futuro le lleva también muy rápidamente a experiencias muy sutiles que pronto transformarán profundamente su percepción de sí mismo. ¿Sabía Ud. que respira por un lado de la nariz o por otro según lo que piensa? ¿Sabe Ud. que puede transformar por completo su percepción de su cuerpo físico sin siquiera mover una pestaña? ¿Conoce Ud. la relación que existe entre su mente y su respiración? ¿Que puede calmar su mente calmando su respiración? Al descubrir ese mundo sutil aspirará muy naturalmente a una mayor profundidad porque querrá saber más de sí mismo.

CONTEMPLACIÓN O TRABAJO SOBRE LA MENTE

La contemplación es otro aspecto de la enseñanza que le capacitará para conocer los aspectos fundamentales del funcionamiento de la mente. Recordemos que todas las técnicas de yoga tienen como finalidad calmar y purificar la mente. Nuestros estados mentales tienen un profundo impacto sobre nuestro cuerpo: las preocupaciones generan tensiones, la alegría las disuelve; el estrés altera la respiración, la circulación sanguínea, la tensión arterial: la relajación las normaliza…

Pero ¿somos conscientes de cómo nos alteramos? Por otra parte, interpretamos la realidad en función de nuestros pensamientos. Si estamos de mal humor, todo tiende a ir mal. Pero, esta lectura ¿es objetiva? Por el poder que posee la mente y ante la evidencia de que nuestra mente nos dicta nuestra vida, ¿no es interesante plantearse ser más consciente de lo que uno piensa e incluso llegar a decidir lo que quiere pensar? Un ejercicio sencillo, pero no menos delicado de realizar, será decidir mantenerse en un estado de conciencia de vibración alta, luminoso, como puede ser la amabilidad, la alegría, el contentamiento, la confianza, el amor… Vibración alta que aporta energía y permite que circule mejor al aliviar las tensiones. Aquí tocamos la verdadera disciplina. Vivimos en un campo de energía e información y el intercambio energético es constante. ¿Qué quiero para mí? ¿Qué quiero compartir con los demás, seres queridos o desconocidos? ¿Alegría o pesadumbre? ¿Comprensión o conflicto? ¡Piénselo! ¡ELIJA!

La vida puede ser como quiere que sea y su bienestar además beneficiar a todos. A menudo me comentan: ¿Por qué no se imparten estos conocimientos en la escuela? Son tan básicos. Mi respuesta es que no lo sé. Pero sé que podemos aprender, a cualquier edad, y que

¡MERECE LA PENA!

Deja tu comentario

XHTML: puedes usar las etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Testimonios de clientes

  • ~ Mercedes Rodríguez

    Sin imagen"He recibido el curso de "Las emociones: Un lenguaje" y quiero compartir mi experiencia. Me dedico a la educación desde hace muchos, muchos años, he asistido a varios cursos interesantes sobre educación emocional, inteligencia emocional,… que creía, hasta ahora, novedosos, pero éste ha sido, además, revolucionario. No es un curso duro sino tranquilizador y amable. Animo a todo el mundo a que lo haga. Gracias, Sylvie, por ponérmelo en el camino.

  • Lea más testimonios »